September 1, 2008

Biosfera

La biosfera es la parte de la Tierra en la que habitan los organismos vivos[1]. Es una película delgada sobre la superficie del planeta, de irregular grosor y densidad[2]. La biosfera está afectada por la posición y movimientos de la Tierra en relación con el Sol y por los movimientos del aire y del agua sobre la superficie de la Tierra[3]. Estos factores provocan grandes diferencias de temperatura y precipitaciones de un lugar a otro y de una estación a otra. También hay diferencias en las superficies de los continentes, tanto en composición como en altitud. Estas diferencias se reflejan en diferencias en los tipos vegetales y animales que se encuentran en las distintas partes de la biosfera[4].
La biosfera se extiende aproximadamente entre 8 y 10 km por encima del nivel del mar y unos pocos metros por debajo del nivel del suelo, hasta donde pueden penetrar las raíces y encontrarse los microorganismos.

Según la llamada hipótesis Gaia, la vida se puede interpretar como un único sistema autorregulado que mantiene la temperatura, la composición de la superficie de la Tierra y de la atmósfera a través de mecanismos de retroalimentación. La aparición de la vida permitió el desarrollo y la evolución de condiciones adecuadas para sí misma sobre la Tierra. Es un fenómeno automantenible a escala planetaria, es decir, tanto en el tiempo como en el espacio. Una vez establecida firmemente en un planeta, se extiende por toda su superficie y solamente desaparecerá cuando el planeta sufra un cambio cósmico trascendental o cuando se acabe la fuente original de energía.[5]

Podemos añadir que son los factores abióticos (no vivos) la porción de la biosfera que incluye el flujo de energía y nutrientes, agua y gases, marcando la composición de sustancias orgánicas e inorgánicas en el ambiente.
A su vez, de los factores bióticos podemos decir además que incluye tres categorías de organismos[6]: los productores primarios, en gran parte las plantas verdes; los consumidores, que incluyen a todos los animales, y los descomponedores, que incluyen los microorganismos que disgregan los restos de plantas y animales en componentes más simples para su reciclaje en la biosfera.
Los ecosistemas acuáticos son los relacionados con los ambientes marinos y de agua dulce en la tierra. Los ecosistemas terrestres son los que se basan en los principales tipos de vegetación, como bosques, pastizales, desierto, y la tundra. Determinados tipos de animales se asocian con cada una de esas plantas dependiendo del entorno.
Los ecosistemas se subdividen en pequeñas unidades llamadas comunidades bióticos. Ejemplos de las comunidades incluyen los organismos en un pinar, en un arrecife de coral, y en una cueva, un valle, un lago, o un arroyo. La principal consideración en la comunidad biótica es el componente vivo, los organismos; los factores abióticos del medio ambiente se excluyen.Una comunidad es una colección de poblaciones de especies. En un bosque, puede haber muchas especies de insectos, de aves, de mamíferos, cada una se reproduce, pero dependen de los demás para la continuación de su existencia. Una especie, por otra parte, se compone de individuos, unidades funcionales simples identificables como organismos. Más allá de este nivel, los componentes de la biosfera son los del organismo: sistema orgánico compuesto de órganos, los órganos de tejidos, los tejidos de células, las células de moléculas, y las moléculas de elementos atómicos de los elementos y de energía.[7]
[1] Pudiera ser entonces un ecosistema mundial, compuesto por los organismos vivos (bióticos) y los factores abióticos (no vivos) de los que derivan la energía y los nutrientes.
[2] Antes de la llegada de la vida, la Tierra era un lugar sombrío, un planeta rocoso con mares y una fina banda de gases-principalmente dióxido de carbono, monóxido de carbono, nitrógeno molecular, sulfuro de hidrógeno y vapor de agua. Se trataba de un hostil y estéril planeta. Este estrictamente inorgánico estado de la Tierra se llama la geosfera, que consiste en la litosfera (la roca y suelo), la hidrosfera (el agua), y la atmósfera (el aire). La energía del Sol bombardeaba incesantemente la superficie de la Tierra primitiva, y en el tiempo-millones de años- las acciones químicas y físicas producen la primera evidencia de vida: una forma gelatinosa, que podría recoger la energía del medio ambiente y producir más de su propia especie (Ver origen de la vida).
[3] La biosfera es un sistema caracterizado por el continuo ciclo de la materia y el acompañante flujo de la energía solar en el que algunas grandes moléculas y células se auto-reproducen. El agua es un importante factor de predisposición, pues toda la vida depende de ello. Los elementos carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre, cuando se combinan como proteínas, lípidos, carbohidratos y ácidos nucleicos, ofrecen las bases, el combustible, y la dirección para la creación de la vida. Es necesario el flujo de energía para mantener la estructura de los organismos, la formación y la división de las cadenas de fosfato.
[4] Toda la vida en la Tierra depende, en última instancia de las plantas verdes, así como del agua. Las plantas utilizan la luz solar en un proceso llamado fotosíntesis para producir los alimentos que los animales comerán y de proporcionar, como un subproducto, oxígeno, que requieren la mayoría de los animales para la respiración. En un primer momento, los océanos y la tierra estaban llenas de un gran número de unos pocos tipos simples organismos unicelulares, pero lentamente las plantas y los animales de creciente complejidad fueron evolucionando. Desarrollaron interrelaciones a fin de que ciertas plantas crecieran en asociación con otras plantas y animales asociados a las plantas y unos con otros para formar comunidades de organismos, incluidos los bosques, praderas, desiertos, dunas, pantanos, ríos y lagos. Las comunidades vivas y su medio ambiente abiótico, están inseparablemente relacionados entre sí y en constante interacción entre sí. Por practicidad, cualquier segmento del paisaje que incluya los componentes bióticos y abióticos, se llama un ecosistema. Un lago es un ecosistema cuando se considera en su totalidad no es sólo agua, sino también los nutrientes, el clima y todos los de la vida contenida en él. Un determinado bosque, pradera, o río es también un ecosistema. La transición de un ecosistema a otro a lo largo de las zonas se denomina ecotono, donde se produce una mezcla de especies vegetales y animales de los dos ecosistemas. Un bosque considerado como un ecosistema no es simplemente un grupo de árboles, pero es un complejo de suelo, aire y agua, del clima y minerales, de bacterias, virus, hongos, pastos, hierbas y árboles, de insectos, reptiles, anfibios, aves y mamíferos.
[5] Tomado de CURTIS HELENA & BARNES N. SUE. BIOLOGIA. 6ª EDICION ESPAÑOLA. Editorial Médica Panamericana.
[6] Clasificación basada en los métodos de adquisición de energía.
[7] Biosphere. (2008). Encyclopædia Britannica. Ultimate Reference Suite. Chicago: Encyclopædia Britannica.

Post a Comment